Kike: “Es una situación jodida y complicada, pero estamos vivos”

0 1

 

Kike Pérez fue el protagonista de la rueda de prensa del martes, la primera de la semana previa al encuentro ante el Celta que se ha tornado más que una final para el Real Valladolid cuan do quedan 14 jornadas para el final de Liga. En los últimos partidos Sergio ha necesitado al jugador en distintos puestos y Kike se adapta: “Donde me ponga el míster voy a jugar, si decide que sea de medio centro ante el Eibar o de media punta ante el Madrid, lo voy a hacer. Lo que quiero es jugar“.

Esa situación en la tabla provoca tensión y Kike lo refleja con claridad, pero también muestra la esperanza de mejora: “, Es una situación jodida y complicada, pero estamos vivos, a dos puntos de salir de ahí y para ello hay que ir a Vigo a conseguir la victoria en un partido tan importante”.

El partido ante el Real Madrid dejó algunos atisbos de mejoría, pero al final se consumó una derrota más que agrava la situación. De ese partido habló el jugador: “Es el Real Madrid y sabemos de sobra que la oportunidad que tuvieran la iban a meter. Ya habían avisado a balón parado tres veces y fue el único daño que nos hicieron, a balón parado. Nosotros tuvimos ocasiones claras, no marcamos y nos costó el partido“.

El entorno del equipo, los aficionados en definitiva, cada vez está más nervioso y con pocas esperanzas de que llegue la remontada, pero Kike que lo vive desde dentro y conoce el estado de moral del vestuario, intenta mandar un mensaje positivo: “A la afición les quiero transmitir que estén tranquilos, ya en la primera vuelta vivimos una situación complicada y al final la conseguimos solucionar. En la segunda vuelta no hemos empezado bien, pero lo sacaremos adelante y confiamos en ello“.

La figura del entrenador lleva en entredicho desde hace semanas por culpa de los malos resultados y el jugador, como ya hicieran antes otros compañeros, confía y apoya al técnico: “La situación no ayuda, al final cuando el equipo está bien, se habla de forma diferente. está claro que la situación es complicada y es normal que hablan mal de nosotros y del míster, pero creo confiamos en sacar esto adelante y aún estamos a tiempo“.

Redundando en esa situación en la clasificación y con los malos resultados que se han cosechado, es complicado hacer un análisis de lo que se ha hecho mal, pero Kike se enfrenta a la pregunta de en qué se debe mejorar: “En estos dos últimos partidos sí se ha visto otros equipo y un cambio de actitud, sobre todo ante el Madrid, al que plantamos cara teniendo más ocasiones de gol, si nos las metimos ya es un problema nuestro. Si hubiéramos metido alguna o hubieran pitado el penalti que me hicieron, el partido hubiera cambiado. Tenemos confianza y vamos a ir a Vigo a sumar los tres puntos“.

Kike mencionaba el penalti, un pisotón que el VAR no revisó y que el árbitro no quiso ver: “Yo noté el contacto y me caigo al suelo y al final el árbitro hasta me reconoce que contacto hubo pero que no sabía si era suficiente para señalar penalti; yo no sé si lo tiene que revisar o no, eso forma parte de su protocolo”.

Kike ya había aludido varias veces al partido ante el Celta (domingo 14:00 horas en Balaídos), pero en el final de su comparecencia fue más específico: “Necesitamos esa victoria que nos dé confianza para afrontar lo que resta de Liga y el equipo tiene claro que tiene que salir a por todas. Es un partido muy complicado porque el Celta ha mejorado mucho desde el inicio de temporada, pero tendrán dudas después de la última derrota ante el Valencia”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.